El Blog de Hana

Flores de Bach: Un regalo de la naturaleza para el alma

Hace ochenta años, en Inglaterra, el médico Edward Bach pensó que el verdadero origen de nuestras dolencias se encontraba en el desequilibrio de nuestros estados emocionales y buscó una manera sencilla y sutil que pudiera ayudarnos a restablecer el bienestar emocional. Por ello, buscó en la pureza y en el potencial curativo de la naturaleza una manera encilla de recuperar la salud. Es así como creó el sistema de auto-curación que hoy conocemos como Flores de Bach, compuesto por 38 esencias florales, además de un Remedio de Rescate (Rescue Remedy), que busca armonizar nuestros estados emocionales.

 

Desde 1975 la Organización Mundial de la Salud las menciona como medicina natural tradicional y hoy en día son usadas en más de setenta países en todo el mundo. En el Perú se administran desde hace más de diez años en las unidades de medicina complementaria de Essalud y también se viene realizando desde hacer varios años, gracias al trabajo del Centro Hana, distribuidor oficial de Flores de Bach en nuestro país, una gran labor de difusión y formación sobre este sistema de autoayuda.

 

El doctor Bach entendió que el ser humano puede curarse a sí mismo si aprende a identificar los estados emocionales que necesita armonizar y a elegir, según sus características centrales, alguno de los remedios florales que puedan ayudar a ello. Cada esencia floral actúa directamente en relación a un estado emocional particular con el objetivo de equilibrarlo. Así, tomando algunas Flores de Bach, diversos estados emocionales como el miedo, la desesperación, la angustia, la excesiva preocupación, la ansiedad, el desánimo, los celos, la incertidumbre, la inseguridad, entre otros, pueden ser superados.

 

Al inicio del tratamiento se recomienda primero conversar con algún consultor de Flores de Bach para que escuche y ayude a reconocer las emociones que se encuentran en desequilibrio, y para elegir las esencias necesarias. Finalmente se prepara un frasco con la combinación que se requiera y deben tomarse, como mínimo, cuatro gotitas cuatro veces al día (pueden ser más veces si hace falta). Con esa frecuencia el frasco dura tres semanas. Dependiendo de la situación que se esté viviendo, puede hacer falta tomar otro frasco durante un periodo más largo de tiempo. Conforme se avanza con el tratamiento, se va aprendiendo más sobre las flores y, a futuro, la idea del doctor Bach es que uno mismo, con la práctica, pueda escoger las flores que necesita para sentirse mejor.

 

Odette Vélez – Psicóloga Docente del Programa Internacional de Flores de Bach (BIEP) y Practioner Autorizada – odettevelez@yahoo.com

Tal vez te podría interesar

Entradas Recientes

Ver todos