El Blog de Hana

Cómo gestionar las emociones negativas: El miedo

A lo largo de tu vida, debes adaptarte a distintas situaciones. Algunas de ellas seguramente te causen emociones negativas, no nos engañemos. Como a todo el mundo. Y es importante saber cómo gestionar las emociones negativas para que no se establezcan en tu día a día con normalidad.

Cuáles son las emociones negativas

Entre las emociones negativas o desagradables, las más comunes son:

  • La tristeza. Aparece cuando se sufre algún fracaso, una pérdida o una situación que provoca dificultad para seguir adelante o sonreír. Intenta parar, procesar la situación y profundizarla, y si es necesario pide ayuda a algún conocido o profesional para que te escuche y te aconseje.
  • Cuando sufres nerviosismo es porque se produce alguna emoción que te prepara frente a una situación o para el futuro. Y para reducir consecuencias negativas.
  • Puede que alguna vez sientas enfado porque has sido perjudicado o lo percibes así, intenta actuar.
  • Si alguna vez sientes culpa o vergüenza puede ser por no haber cumplido expectativas sociales o por no estar de acuerdo con éstas y vas en contra. Piensa que la culpa te ayuda a mantener relaciones sociales importantes.
  • El miedo es una emoción que aparece cuándo sientes que estás en peligro. Es un sistema que te alerta y te ayuda a proteger frente a peligros o situaciones que no controlas. Es un modo de protegerte.

Vivir sin miedo

Y hablando del miedo, el miedo es un mecanismo de defensa, te quiere proteger. Pero tan sólo es una herramienta, un instinto frente al peligro. Nunca debería ser una forma de vivir. Es importante intentar vivir sin miedo. Te explicamos cómo:

  • La actividad física tiene un efecto muy importante sobre tu actividad mental, como dice la frase “Mens sana in corpore sano”. Logra que te olvides por un rato de miedos, contratiempos e inquietudes.
  • Rodéate de personas positivas, verás como tendrás menos miedo. Selecciona sabiamente a quien quieres o necesitas a tu alrededor. Esto te ayudará a ser más feliz y menos temeroso.
  • Elige vivir sin miedo. Esta vida es limitada, así que lo mejor es vivir con la satisfacción de haber cumplido ilusiones y no vivir con miedo.
  • No vivas constantemente en lo que pasará mañana, ya que esto te aportará miedo y tendrás la percepción de que el tiempo pasa muy rápido porque has perdido mucho el tiempo pensando en el mañana.
  • Sé agradecido. Aunque parezca algo muy sencillo –y lamentablemente, no todo el mundo lo pone en práctica–, uno se siente muy bien, y su alrededor también. Genera un impacto muy positivo en quien es agradecido. Se mejora el nivel de satisfacción.
  • Ayuda a los demás. Dedicar tiempo a otras personas genera una fuente de satisfacción que ayuda a calmar el desasosiego y la angustia.

¿Cómo superar el miedo?

Seguro que en algún momento de tu vida te has preguntado cómo superar el miedo. Aunque no lo puedas eliminar de tu vida, sí que es importante aprender a convivir con él, a manejarlo bien, y evitar que te paralice. Hay diferentes estrategias para vencer el miedo. Son las siguientes:

  • Aprende a aceptar el miedo, no luches contra él. Superar el miedo comporta conocer cuál es la causa del temor y ser consciente de tus reacciones emocionales y fisiológicas.
  • No dejes que el miedo te bloquee, enfréntate a él. Sigue adelante aunque tengas miedo, mira al futuro y busca alternativas o nuevas estrategias que te permitan alcanzar tus objetivos.
  • Otra técnica para vencer el miedo es comprender que tu reacción es desproporcionada y que no existe una base lógica para ese miedo.
  • Si tu miedo es excesivo y se convierte en una fobia, lo mejor es que acudas a un médico o psicólogo especializado. Te ayudarán a buscar el origen y te explicarán cómo superar el miedo.

Cómo gestionar las emociones negativas

A nadie le gusta sentir emociones negativas. Para que sepas cómo gestionar las emociones negativas te ofrecemos una serie de pautas:

  • Identifica la emoción. Intenta reconocer tu emoción y a qué se debe.
  • ¿Cómo gestionar las emociones negativas? Debes preguntarte por qué aparecen y qué quieren decirte. Las emociones nos ayudan a sobrevivir, y es necesario que aparte de sentirlas intentemos conocer qué quieren decirnos, sobre qué nos está informando una emoción en concreto.
  • No bloquees tus emociones. Uno de los pasos más importantes es aprender cómo gestionar las emociones negativas sin evitarlas. Normalmente, intentamos reducir nuestro sufrimiento ignorándolas pero no es aconsejable. Es necesario que no la evites y aceptes que debes afrontarla.
  • Intenta utilizar técnicas de meditación. Son muy útiles para ponerte en contacto con tus emociones. Existen técnicas omo el Mindfulness que nos pueden ser muy útiles. Permite observar tus pensamientos y emociones como un testigo, sin interferir. Esto te puede ayudar a conocer el porqué han aparecido.
  • Para saber cómo gestionar las emociones negativas debes ser consciente que las emociones negativas no tienen que ser un tabú. Hoy en día, aún existen temas que generan sufrimiento y malestar que son tabú y se ocultan en la sociedad. Incluso puede que se sienta vergüenza y no se comparta con nadie o con pocas personas. Si una emoción negativa se oculta socialmente puede que a la larga genere un efecto acumulativo, hecho que puede provocar que te sientas cada vez peor y que lo que debería ser adaptativo se vuelva perjudicial. Tampoco hace falta ir explicando tu preocupación a todo el mundo, pero sí que podría ser una buena opción compartirla con tu entorno más cercano, ya sean amigos o familia. O expresarlo a través del arte o la escritura. Se trata de hacer que la emoción fluya y dejar que aparezca y desaparezca de un modo normal y adaptativo.
  • Es importante ofrecer una respuesta a la necesidad que está expresando. Si estás angustiado y necesitas tranquilizarte deberías buscar una manera o alguien con desahogarte, o si estás triste puedes buscar un lugar donde te puedas sentir protegido. Si te sientes arrepentido por haber hecho daño a alguien puedes hablar con esta persona e intentar solucionarlo. O si estás nervioso por el caos generado por una situación intenta buscar un orden.
  • Piensa si has vivido alguna situación en la que has tenido sentimientos parecidos. Si recuerdas alguna situación semejante a la que te genera esta emoción negativa trata de recordar cómo la has solucionado. Puede que te inspire y te ayude a resolverla aplicando pautas similares. Además te permitirá disminuir malestar o tensión. Esto siempre que el ejemplo al que te acoges sea uno de éxito, lo hayas resuelto de un modo positivo para evitar generar más malestar.
  • Si quieres saber cómo gestionar las emociones negativas, otra opción es intentar que no te domine ninguna emoción negativa. Es importante que aprendas a gestionarla para que te permita llegar a tener una buena calidad de vida.
  • Escribe en un diario o en un listado situaciones que te generen emociones negativas, incluso el grado de intensidad e interpretaciones realizadas, y posibles soluciones.
  • Puedes mejorar la manera de gestionar emociones negativas mediante la observación y la escucha a los demás. Observa cómo expresan emociones los otros, y cómo las gestionan. Esto te podría permitir identificarlas y detectar aspectos como los fisiológicos o maneras de actuar. Usa modelos que te puedan enseñar a hacer frente a situaciones y emociones.

Siempre queremos evitar emociones negativas, a pesar de ser sanas –en cierto grado– y que nos enseñan a afrontar situaciones complicadas. Así que más que evitarlas sería recomendable conocer cómo gestionar las emociones negativas para que te permita sentirlas y que fluya con normalidad.

Tal vez te podría interesar

Entradas Recientes

Ver todos